Blogia
basurilla

Érase una vez unas baquetas (1ª PARTE)

Querido Blog, sé que hace tiempo que no te actualizo, pero no pienses que por ello te he olvidado. He ido de culo, entre unas cosas y otras. Tras una excusa que bien podría ser la que todos los impresentables nos han dado alguna vez, me decido a reemprender mis funciones como administradora. Y algunos ya me habéis echado la bronca por no hacerlo. Han sido unas semanas espantosas, en muchos y variaditos sentidos. Bueno, lo de Cartagena fue increíble. Me lo pasé en grande por el sur y volver a ver a Mila fue alucinante, porque sigue tan loca como siempre, lo cual es una buena señal. Hijaaaaa, jiau jiau!!
A ver, por dónde empiezo. Viernes. 15 de abril del 2005.

Me dispongo a coger el autobús hacia Cartagena desde la estación de autobuses de Valencia a eso de las 12:00 p.m. Todo va bien hasta llegar a Elche, donde empiezo a sentir que mi culo ha desaparecido, porque el pobre ya estaba más dormido que yo. La verdad es que la cosa fue amena y la peli que nos pusieron no estuvo del todo mal. Tiempos de azúcar. Un poco moñas, pero qué queréis? Yo soy una floja. Altamente recomendada para ataques de nostalgia. Eso sí, pañuelo en mano. Acabé llorando y me percaté de que el chico que iba a mi lado se estaba violentando. Sólo le faltó decirme: ¿Quieres hablar?. Pero simplemente, le sonreí y le dije: Qué pena, no? Habrá historias así? Es como estar en un concierto de La Buena Vida. Imposible no llorar. De hecho, yo creo que no lo conseguiré nunca. Pues eso, de Elche a Murcia mis piernas dejaron de tener vida. Y de Murcia a Cartagena pensaba que ya ni siquiera seguían ahí. 45 MINUTOSSS hasta llegar al destino. Desafié al cartel de PROHIBIDO FUMAR, COMER O QUITARSE LOS ZAPATOS. Sí, vale. No fumé, pero mira.. estaba hambrienta y tenía los pies limpios, así que me los comí. El bocadillo (ingerido de 'estrangis'), adquirido previamente en Valencia, era la cosa más insulsa que he digerido en años, pero vamos, me supo a gloria dado mi alto nivel de salivación. Y sí, mis pies estaban limpitos limpitos.
Cuando llegúe a Cartagena, estaba mi niña esperándome en la estación. Por un momento pensé que me iba a recibir con pancartas al más puro estilo americano, rollo SARA WELCOME o algo así. Pero no!! Se limitó a saltar al verme salir del bus. Y, aunque yo iba hecha unos zorros, pude darle un superabrazo. Fuimos hacia el coche y ahí estaba su hermanita Mamen esperando, pacientemente. Nos trasladamos hacia la que iba a ser mi casa durante ese finde, la morada de Mila. Por cierto, casa enorme donde las haya. Saludé a sus papis y, tras deshacer la maleta, nos fuimos de visita cultural por Cartagena. Pasamos por EL CORTE INGLÉS (de cuya existencia me enteré como dos horas después, por un comentario de Mila). Definitivamente, mi miopía es una prolongación de mí misma. Fuimos al puerto y estuvimos hablando de cosas de chicas. Ya sabéis, de nenes, de música, de submarinos y esas cosas. A mí me entró el antojo de un batido de vainilla, pero de los de verdad. Y nos dispusimos a buscarlo en alguna heladería, y dimos con una estupenda. Era superpop y su camarer@ era un poco andrógina. De hecho, yo me dirigía a 'ella' como 'él', hasta que reparé en que era una fémina. Pero más por el hecho de que me lo dijera Mila que por otra cosa, porque ni la voz ni no tener tetas ayudaban en absoluto para apoyar la moción. Eso sí, majísima. Incluso se hizo fotos con nosotras y nos recomendó un helado tremendo de fresa, mucha nata montada, fresas naturales, tres bolas de helado de fresa, frambuesa y leche merengada. Dicha publicidad hizo que me olvidara para siempre jamás del batido de vainilla, por lo que supe que no era un auténtico antojo, era un 'antojillo'. Jajaja. Era un helado pop y, por ello, le pusimos una chapa. Fue como trasladarnos a una de esas tardes de Fib en las que sólo piensas en fresas y chapas. Ah no? No lo hacéis? Mira que sois raros. Fuimos incapaces de acabarlo, por lo que la camarera prometió guardarlo en el frigorífico para cuando volviésemos. Espero que así sea, maja!! Porque el precio del helado bien lo merece, hijaaa!!
Más tarde, fuimos de tiendas, pero fue tontería, porque ninguna de las dos se pilló nada. Economía sumergida, incluso hundida, diría yo. Se nos hicieron los dientes un poco largos, solamente.
Más tarde, pasamos a recoger a Antonio a un barrio de Cartagena, pero que, a juzgar por la lejanía del mismo, bien podría decirse que estaba en la China. Lo recogimos y dejamos en la puerta de su casita. Quedamos con él a las 22.00, aunque yo ya sabía que eso era misión imposible. Efectivamente, tras la pertinente ducha y cena y sesión de chapa y pintura, nos fuimos. He de decir que la tarea 'elección de modelito' me costó más que de costumbre. ¿Y elegir a un Papa es chungo? Que se lo digan a una mujer indecisa en la plenitud de sus mensuales días de gloria, vamos. Mila optó por ponerse su camiseta de Juniper Moon y yo la minifalda, medias de red y zapatos rojos. Hala, toda una electropoperra. Qué moderna de mierda!
A eso de las 22.30 (jeje) recogimos a Antonio y Luis, quienes ya tenían cara de llevar como media hora esperando. Pero no sabéis que Mila es la versión moderna de Starschy y Hutch ( o como se escriba), así que llegamos a la sala Underground en un pedo. Aún así, el concierto empezó alrededor de las 23h. Guauuu!!
Fue genial verlos tan cerquita. Faltaba Javi, el teclista, pero Richi hizo las veces de este papel. Bueno, exactamente aún no sé qué toca Richi, porque, de vez en cuando, también juega con guitarritas. Perruca campeón estuvo entregadísimo. Joder, se confirmó mi teoría de que es un batería cojonudo, porque lo sudó, lo vivió. Incluso tuvo varios arranques de furia musical al más puro estilo TEENAGE FANCLUB. Tal y como dijo Sergio Vinadé, fue su homenaje a este magnífico grupo. Creo que le hice tantas fotos a Andrés que se dio cuenta, por un comentario que me hizo tras el concierto. Pues eso, que fue estupendo. Tocaron todas las canciones del disco y la gente parecía enloquecer con las primeras notas de 'Amable'. Llamé a Yolanda y Mae en el transcurso de dicha canción, en señal de 'me acuerdo de vosotras, petardas'. En el acto, recibí un mensaje de Mae, que me incitaba a iniciar actitudes lascivas y promiscuas que no puedo reproducir aquí, lógicamente. Un beso, preciosa.
Cuando acabó el concierto, Mila me presentó a Richi, un encanto de hombre. Le comentó que yo había bajado de Valencia para verlos y conseguir las baquetas de Andrés. Richi prometió que se las pediría a este personaje gusanil. Así fue, porque, más tarde, mientras hablaba con Ricardo, aparecíó Andrés y entonces le dijo: Esta mujer no se va a dormir tranquila hasta que no consiga tus baquetas. Yo me ponía roja por momentos. Joder, tenía delante a uno de mis mitos: Andrés Perruca! Me lo presentó, me dio dos besos y éste me dijo con una maravillosa sonrisa , a la par que un delicioso acento mañico: Hijaaaaa, yo te las consigo como seaaaa!! Mientras, Mila y yo nos dedicamos a hacernos mil fotos con las maracas que habíamos hurtado momentáneamente del escenario, tras previo consentimiento de Richi, su dueño. Y en eso, bajó Andrés y me dijo: 'Mira, aquí las tienes. Como hay dos, una para cada una'. Le pedí hacerme una foto con él y aceptó, aunque no sé si gustoso o no. Me sorprendió que su estatura fuese igual a la mía. No sé, siempre pensé que era altísimo. Pero va a ser que no, que es más bien bajito.
Más tarde, prestamos un poco de atención al resto del grupo. Conocimos al señor Sergio Vinadé, Sebas y Miguel Irureta. Gente estupenda. El primero en pirarse del Underground fue el señor Perruca, a pesar de mis súplicas al son de 'Perru, no te vayas'. El pobre estaba realmente cansado, así que se excusó por ello y vino a despedirse. 10 puntos para él. Tras mil y un cubatas y trescientas cervezas, decidimos que ya lo teníamos bien y movimos nuestros ya perjudicados cuerpos, por mediación de sustancias no demasiado sanas, hacia otro lugar en el que poder continuar con el desmadre. Cuando hubieron meditado durante un par de minutos sobre cuál sería el afortunado en participar en la pseudoversión de un capítulo de persecución de coches de cualquier peli americana, siendo el afortunado el ex-niño gusano Sergio (aunque él parecía encantado), nos metimos en el troncomóvil milavampero hacia otro lugar. Durante el trayecto, recuerdo que le canté a Sergio eso que reza en la parte superior de éste, mi blog: Si tuvieras que comerte... por dónde empezarías??. Richi, Sebas y Miguel creo recordar que fueron con Rafa Skam, quien nos aseguró que al día siguiente quería salir con nosotros (supongo que porque somos geniales, claro), ya que era su cumpleaños. Le comentamos que el plan inicial era ir a Camelot, a Santa Pola y le hizo mucha gracia, y se apuntó. Pero, he de decir que Mila, quien se había comprometido previamente en llamarlo para llevar a cabo el fin de salir juntos, jamás cumplió su palabra. Jejeje.
Fuimos a un sitio, de cuyo nombre no quiero acordarme (es que no me acuerdo), que estaba medio vacío. Ah, sí! HELIOS CAFÉ. Allí sometimos nuevamente a nuestro cuerpo a la toma de unos cuantas cubatillas más. Recuerdo que la música no estaba mal, pero eso sí, faltaba ambiente. También recuerdo que nos encontramos con unos tíos muy plastas que ya se convirtieron en nuestra pesadilla por lo que quedaba de noche. Cuando se enteraron de que yo era valenciana, sus preguntas automáticas, cada vez que me veían era: 'Joé, tía. Y qué haces aquí? Qué se te ha perdido? Has venido aposta para un concierto, tía?'. En fin, mientras tanto yo intentaba desasirme de las gruesas redes echadas por mis 'llamémosles acosadores (por lo pesados, eh?)', los tachenkitos bebían y bebían a una velocidad apenas superada por la de la luz. Yo estaba realmente hecha mierda, pero no decía nada porque me lo estaba pasando de muerte. Ver bailar al Vinadé de semejante guisa es un espectáculo poco común, a la par que increíble. Finalmente, Sergio y Sebas decidieron irse al hotel, con previa amenaza nuestra de ir a molestarlos en mitad del sueño y con previa murga que les dio el tipo de la puerta, dándoles la chapa con el 'Niño Gusano', aunque ellos fueron demasiado 'amables'. Se fueron y entonces a Mila se le ocurrió que podríamos llevarlos en coche al hotel, que muy cerca, va a ser que no estaba. Acto seguido, volvimos a iniciar una secuencia de la conocida serie ya citada, recorriendo a trompicones la manzana entera, con el único objetivo de recoger en su periplo hacia el hotel a los dos componentes 'tachenkiles'. Lo conseguimos y ellos lo agradecieron. Sebas casi le corta el aliento a Mila cuando llamó a la ventanilla de ésta para decirle: 'Muchas gracias. Dos besos.' Qué majete.
Creo recordar que Richi fue en otro coche, pero no recuerdo con quiénes. Podrían ser los 'pesadetes' perfectamente. Bien, el sitio en cuestión me recordaba mucho a un pub de Benicàssim en el que estuve en Semana Santa. No estaba mal, la verdad. Una vez allí, ya fue el desfase final. Richi y yo no parábamos de entrar y salir a tomar el aire, mientras que el resto se perdieron en la inmensidad de la discoteca. Ah! Para entrar nos dijeron de pagar, pero sólo sé que no lo hicimos. Se me escapa el porqué. No tengo ni idea. Pues eso, ya cansados, decidimos ir hacia el hotel. Pensamos durante el trayecto que no estaría mal subir a acabar la fiesta a la habitación de esta gente, porque tenían mueble bar. Richi, muy precavido, nos dijo que esperásemos en el coche, que él subía primero a observar la sabia distribución de sus compañeros. El rollo era que les habían puesto en una habitación de cinco, pero que dos camas estaban separadas de las otras tres, por lo que si sus compañeros habían sido listos, se habrían puesto en el apartado de la habitación en el que se albergaban las tres camas. Pero nooooooooo! Los muy hábiles (y esto lo digo con todo el respeto) se habían distribuído en dos y uno, en las distintas secciones, respectivamente. Por lo que subir para molestar.. hombre, pues hubiera tenido su aquel, pero decidimos ser buenos y nos quedamos en el 'hall'. Los sofás del mismo eran atrapantes y Antonio, Miguel Irureta y yo nos quedamos literalmente 'atrapados'. El sueño empezó a hacer mella en mí, lo veía todo nublado, incrementando el efecto cegador de mi inseparable miopía. Finalmente, tras estar allí como una hora hablando sobre la vida y la muerte, el cielo y el infierno y sobre Sid Barret (que se lo pregunten a Antonio), y tras ver la sucesión de gente rara rara rarísima que empezaba a entrar al hotel 'Manolo', pensamos con sensatez, por una vez en la noche y nos fuimos a dormir. Primero despedida de los Tachenkos, aunque yo me comprometí con Ricardo en vernos la semana siguiente en el concierto de La Costa Brava, en Valencia, porque él tenía que ir a ayudarles a tocar un par de canciones. Entre ellas, 'Mi última mujer'.
Dejamos a Antonio en casa y nos fuimos hacia el refugio de Milita, partiéndonos por el surrealismo absoluto que derrochó la noche por doquier. Una vez en la cama, recuerdo que, entre risas y, susurrando 'Muy bien, y qué? Las pistas llevan hacia mí... Yo era amable con las jóvenes', al tiempo que observábamos con cierto toque fetiche (bueno, Mila no sé, pero yo sip) las baquetas de Perruca campeón, empezó a llegar el sueño, aunque, al cabo de un rato, me llegó un mensaje al móvil... pero mis pensamientos no eran ya sino pequeños retazos de realidad, porque mi mente estaba atrapada por las más dulces y mortíferas redes del más profundo de los sueños...

Compañeros de aventuras, si hay algo que matizar o queréis realizar cualquier observación o corrección, ya sabéis que mi blog está encantado de recibirlas. Ah! La segunda parte de las aventuras por Cartagena llegará muy pronto. Un besito de helado de vainilla con nueces de macadamia.

Sonando: 'Hoy no me puedo levantar'. Versión de 'El Niño Gusano'. Aunque me ha dado tiempo a escuchar el disco entero de Kasabian. Jejeje
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

8 comentarios

maria -

joer, hoy más que nunca he entendido tu frase "es que yo tengo mucho rollo". Espero que el día 20 sea ,si cabe, mejor que tó lo que has contado.

Sara -

Olga: No sabes lo que te pierdes. A mí no me parece que sea una mierda de cartel. Es una lástima que al final yo no pueda ir al Primavera.. ainss.. Jo, pero si es que me encantan todos los grupos!! Allí nos hubiéramos podido conocer. Pero un finde que Mila venga a Valencia, vente tú también y nos vamos de electropoperreo!! Besos.

Gordi: Cuando me pongo, soy muy prolija...

GORDI -

Riete tú de las descripciones de Tolkien...Ahora vas y lo cascas

Olga -

Jajaja al FIB ni loca, y menos con esa birria de cartel... me doy por servida con el Primavera Sound y los conciertillos de Junio - Julio de por aqui...

Pero a ver si es verdad que nos juntamos un dia las tres marujas :P

Sara -

Hola Olga! Jeje.. La cama de Mamen es muy cómoda, eh? Espero que tú también acabes teniendo una baqueta. Seguro que Mila lo consigue!! Pues eso, a ver si nos conocemos pronto. Vente al Fib!! Besos.

Olga -

Madre... si no supiera que eres tu y no eres yo, habria pensado que eres yo escribiendo un blog... solo con tres matices:

1. En mi caso, era La habitacion Roja
2. La camiseta de Juniper Moon "de Mila" jajaja era mia!!!
3. Mila!!! quiero las baquetas de Joseeeeeeeee me lo prometiste, haz algo haz algooooooooooo

A ver cuando nos conocemos Sara, que somos las usurpadoras oficiales de la cama de Mamen :P

Sara -

A ver de qué os quejáis!! Encima de que doy todo lujo de detalles! No, querido Jordi, un buen filólogo no debe sintetizar, aunque sepa hacerlo... Jiau Jiau.. Si tanto te ha aburrido que te ha producido 'narcopepsia', lo siento, pero dí mi palabra de realizar una crónica detallada. :P

jjsdjs -

tu sabes el palominu como se queda cuando le habla el Goodfountain, pues asi me he quedao yo...
en la carrera no tenias una asignatura q fuera no se, "sintetiza II"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres